Perros en la ciudad

El porte de una población de perros vagos o callejeros va a depender directamente del tamaño de la población humana de una determinada área. Aquí también influye una serie de factores, como por ejemplo el manejo de la basura. Recuerden que los perros son animales carroñeros y que su fuente primaria de alimento durante siglos fue la basura que nosotros íbamos dejando. No piensen en plásticos, ni en tecnología o muebles baratos, en un mundo pre industrializado probablemente la basura era (1) mucho, muchísimo menor y (2) bastante distinta, primariamente cosas biodegradables: restos de comida, fibras, ropa vieja, cuero y uno que otro utensilio de metal o madera.

Hoy podemos clasificar a los perros que deambulan libres por los espacios urbanos en distintas clases:

  1. Perros con amos negligentes que callejean. Sus amos para ahorrarse “problemas” los dejan salir para que coman, caguen y paseen fuera de casa.
  2. Perros que alguna vez fueron mascotas y han sido abandonados por sus amos (en inglés se les llama stray dog).
  3. Perros que han nacido en la calle (por ejemplo, son hijos del anterior) y nunca han tenido un amo. En ocasiones estos perros pueden volver a un estado semi-salvaje, convirtiéndose en cazadores para poder comer (en inglés se les llama ferral dog). Se cree por ejemplo que los dingos de Australia fueron perros domésticos que escaparon de este estado hace aproximadamente 14.000 años. Este fenómeno no se limita sólo a los perros, sino también a otros animales domésticos como las cabras, caballos, ovejas, etc
Dingo Australiano

Dingo Australiano

Una de las primeras formas de lidiar con el problema de los perros vagos en los asentamientos urbanos fue matar a los perros (Inglaterra s.XIX). Esta solución probó, además de inhumana, ser completamente inútil ya que las condiciones que favorecían el desarrollo y subsistencia de los perros vagos subsistían. Cuando perros de una determinada área urbana eran “removidos” pasaba lo siguiente:

  1. La fuente de alimento, es decir la basura, seguía disponible. Por lo tanto, si los perros de una determinada área eran “removidos”, perros de áreas vecinas ocuparán el lugar vacante.
  2. Cachorros vagos de áreas vecinas se moverán y ocuparán el área vacante.
  3. Los perros son animales altamente territoriales, por lo que si quedan perros del área supuestamente “limpia” estos van a peliar con los perros recién llegados. Esta escalada de peleas no termina hasta que uno de los bandos gane y no sólo los perros pueden salir gravemente heridos, sino también la gente que transita por el área.
  4. Los perros tienen una taza de reproducción muy alta (aproximadamente dos camadas al año). Una estimación sugiere que dos perros pueden multiplicarse en 300 en el plazo de 3 años.

Una de las soluciones que ha probado ser más exitosa es la esterilización de los perros vagos. Cuando los perros ahora esterilizados son devueltos al área en donde pertenecen ellos mismos ayudan a controlar el problema:

  1. Cada perro cuida su territorio y no permite que entren nuevos perros a él.
  2. Los perros ya no se multiplican, por lo tanto su población no crece. Más aún, esta población de perros se vuelve estable y controlada mientras que, con el método anterior, la población de perros siempre estaba rotando. Siempre estaban llegando nuevos perros que no se sabe de donde vienen, que enfermedades traen, etc.
  3. Los factores principales de la agresión entre perros (migración y celo) desaparecen, por lo tanto se vuelven más tranquilos. De esta forma, muerden y atacan menos a la gente.
  4. Como las hembras ya no tienen cachorros que proteger ellas también están menos agresivas.
  5. Con el paso del tiempo la población de perros, ahora controlada, va a ir disminuyendo (tendrán una muerte natural).
  6. Cómo ya no existen peleas ni apareamiento también disminuye el ruido generado por los perros (ladridos, aullidos).

En Chile, el factor más determinante en la generación de nuevos perros vagos es el abandono por parte de los amos. Se calcula que aproximadamente el 75% de los perros vagos que deambulan por las calles de nuestra ciudad tienen dueño. En el mundo hay aproximadamente 500 millones de perros y se calcula que el 80% de ellos son perros vagos o abandonados. Ojalá la gente lo pensará dos, tres, cuatro veces antes de tener una mascota, ya que es una responsabilidad que debemos asumir de por vida.

0 Responses to “Perros en la ciudad”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Calendario de Posteos

septiembre 2009
L M X J V S D
    Nov »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

A %d blogueros les gusta esto: